90 MINUTOS PARA TU CORAZÓN

9 de febrero de 2017

D Carlos Aranda López Médico especialista en Cardiología

¿A quién no le ha aconsejado su médico la realización de actividad física y practicar deporte? Pues allá que vamos... botas y zapatillas nuevas, ropa para practicarlo, material específico para practicar el deporte (raqueta, balón, bicicleta...). Y sí, es cierto que la práctica deportiva es algo muy recomendable para conseguir un buen estado de salud cardiovascular. Pero, tal vez, no nos hallamos detenido un instante a determinar que deporte, actividad física y/o tareas de entrenamiento son más aconsejable para cada persona en función de su edad, su estado general, y sus condiciones físicas.

Por otro lado, las competiciones deportivas de alto rendimiento, son cada día más numerosas y populares. En ellas participan deportistas, en ocasiones, no bien entrenados y muchos de ellos desconocedores de su estado de salud cardiovascular

Hablemos de Muerte Súbita relacionada con la Actividad Física (MD + AD), para referirnos a aquella que ocurre durante o en la hora posterior a la realización de la actividad física. En España, se producen de media, 127 fallecimientos anuales en deportistas durante la práctica deportiva o inmediatamente después, con una media de 47 años.

Diversos estudios, han demostrado que el riesgo de presentar MS + AD entre la población sedentaria (una actividad deportiva semanal o ninguna) es significativamente superior al observado en quienes practican ejercicio habitualmente. Este riesgo para el deportista no habitual, pero su beneficio a largo plazo, es lo que se conoce como la “paradoja del deporte”

Sin duda, la enfermedad coronaria (cardiopatía isquémica), implicada en algo más de la mitad de las muertes, es la causa más frecuente de MS + AD en individuos de mediana edad (entre 35 y 65 años), con el agravante de que en la mayoría de los fallecidos, no se habían presentado síntomas sugestivos de la misma previamente a la realización de la práctica deportiva.

Además de la enfermedad coronaria subclínica, otras patologías como valvulopatías (prolapso valvular mitral, estenosis aórtica...), miocardiopatías (miocardiopatía hipertrófica, displasia arritmogénica del ventrículo derecho), síndromes arrítmicos (síndrome de Brugada...), junto con la carga genética desfavorable (antecedentes familiares), son los hallazgos más habituales cuando a estos deportistas se les practica el estudio post-mortem.

Al hilo de lo anterior, surge una pregunta de obligada contestación ¿qué podemos hacer? ¿Podemos prevenir la MS + AD? ¿Cómo podemos hacerlo? ¿Quiénes son los deportistas de mayor riesgo? El perfil de deportista de mayor riesgo de MS + AD, es característicamente un varón de edad superior a 35-50 años con uno o más factores de riesgo cardiovascular (hipertensión arterial, tabaquismo, niveles altos de colesterol), antecedentes de enfermedad coronaria en la familia, así como niveles elevados de estrés

La mejor forma de disminuir la incidencia de MS + AD es la prevención con un reconocimiento médico y un examen cardiovascular riguroso. En algunos países, las Autoridades Sanitarias, sino para todas las competiciones, pero sí para las de alto rendimiento, consideran imprescindible presentar un certificado médico que acredite la buena aptitud y salud cardiovascular del deportista para la práctica segura y responsable de la actividad deportiva

Con estos datos, y con los que se viene observando en otros países, incluido España, se pone de manifiesto la necesidad de examinar antes de la prueba la salud cardiovascular de los participantes.

Con los medios disponibles en la actualidad, apoyándonos en cinco pilares básicos: la cumplimentación de un CUESTIONARIO MÉDICO-DEPORTIVO REGLADO (antecedentes familiares, identificación de factores de riesgo, medicación habitual...), una EXPLORACIÓN FÍSICA COMPLETA, un ELECTROCARDIOGRAMA (basal de 12 derivaciones), un ECOCARDIOGRAMA DOPPLER y una ERGOMETRÍA (PRUEBA DE ESFUERZO), todo ello realizable en una sola sesión, es decir, dedicando 90 minutos para tu corazón, podemos detectar de forma precoz la mayoría de las patologías cardiovasculares relacionadas con la MS+AD ( no obstante, en el caso de ser necesario, se harían otras pruebas complementarias específicas como un holter de electrocardiograma, pruebas genéticas, RMN cardíaca...)

A pesar de la anterior, actualmente, no existe legislación ni previsión reguladora alguna que aborde los reconocimientos previos a la actividad deportiva no federada, como puede ser el deporte local... En ninguna Comunidad Autónoma de nuestro país, hay obligatoriedad de obtener el certificado de aptitud médica para la práctica deportiva, siendo las federaciones quienes tiene la potestad de exigirlo.

Por todo lo anterior, sería clave, que las federaciones deportivos y clubes, tuvieran a su disposición y guardasen una estrecha relación, con equipos médicos multidisciplinares, para llevar a cabo estos exámenes de salud cardiovascular previos a la práctica deportiva, en los que sería básica la presencia de la figura del cardiólogo, médicos deportivos, psicólogos,

nutricionistas y licenciados en CCAFYD (Ciencias de la Actividad Física y Deporte), trabajando de forma complementaria, todo ello con el objetivo de garantizar una práctica segura y sin riesgos de la actividad deportiva

A modo de resumen y ante el incesante aumento de práctica deportiva de la población, tenemos la responsabilidad y la obligación de crear conciencia deportiva y fomentar una cultura deportiva centrada en la SEGURIDAD del deportista, por lo que desde nuestra visión inter y multidisciplinar de profesionales del ámbito sanitario y deportivo recomendamos.

  1. RECONOCIMIENTO MÉDICO DEPORTIVO (incluyendo antecedentes familiares, factores de riesgo etc...).

  2. ELECTROCARDIOGRAMA (BASAL DE 12 DERIVACIONES).

  3. ECOCARDIOGRAMA DOPPLER.

  4. ERGOMETRÍA (PRUEBA DE ESFUERZO).

Todo esto en 90 minutos, pero después ¿cómo entreno? ¿cuántos días? ¿con qué intensidad? ¿las nuevas tendencias del fitness me ayudan a conseguir mis objetivos o es marketing?

Para responder a estas preguntas, nosotros como equipo de Trabajo Multidisciplinar proponemos que:

Tras la Certificación de Aptitud Física por parte del facultativo desde TraumaSports GH recomendamos que todo práctica deportiva regular sea realizada bajo el control, supervisión y seguimiento de un entrenador titulado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte, ya que a través de la Prescripción Médica previa, establecerá un Programa de Entrenamiento Individualizado, priorizando la salud del deportista, garantizado una práctica segura a través del diseño de tareas acorde al sujeto entrenado, minimizando el riesgo de lesión a través de la cuantificación y distribución de las cargas de entrenamiento y los períodos de descanso, en definitiva, optimizando la condición física de la persona en cuestión y fundamentalmente como OBJETIVO PRIMARIO, CUIDAR DE LA SALUD DE LAS PERSONAS

TRAUMASPORTS GH ¡¡¡ CUIDAMOS EL DEPORTE!!!